Correr en la calle puede deteriorar tus zapatillas. Se enfrentarán al desgaste cada vez que pises charcos, caminos de tierra y pavimento. Un mantenimiento simple puede eliminar manchas y mantener tus zapatillas frescas. Esta es nuestra guía para lavarlas y mantenerlas en buenas condiciones.

CÓMO LAVAR
Recuerda estos consejos cuando llegue el momento de lavar tus zapatillas

QUÉ HACER:
Elimina el exceso de suciedad – Usa un cepillo suave o viejo, que te ayude a lavar el polvo de la superficie, teniendo cuidado de no raspar el material exterior.

Mezcla agua y jabón – Agrega detergente ecológico para ropa a un poco de agua tibia, usa un paño y frota suavemente sobre las manchas superficiales en la tela.

Frota – Enjuaga el paño con agua tibia y aplícalo en las mismas áreas para quitar el detergente.

Seca las zapatillas – Seca tus zapatillas a temperatura ambiente, agrega toallas de papel o periódicos en el interior para absorber el líquido.
Refresca los cordones – Lava o reemplaza tus cordones.

Airea tus plantillas – Quita las plantillas de tus zapatillas mientras las limpias para eliminar el olor. En caso de olor intenso, rocíalos con una pequeña cantidad de bicarbonato de sodio.